Soñar con un Caracol: Temor a la infidelidad

caracoles

Si se atraviesa por un momento en el cual se tiene dudas sobre la fidelidad de la pareja, es muy probable que se sueñe con caracoles. Un caracol es sinónimo de lentitud, aunque en el sueño puede ser inseguridad y temor. Es ésta, quizás, la principal lectura que se puede dar. El soñar con caracoles como en tantas otras cosas, puede ser un reflejo de las actitudes que se tienen ante la vida en ciertas circunstancias.

Si el sueño se analiza basado en el estilo de vida de una persona, podría decirse que al soñar con caracoles se trata de alguien nómada, errante, sin ataduras en un lugar específico, lleva su casa a donde le provoque estar.

Muchos caracoles juntos indican un largo y placentero viaje

Un grupo de caracoles juntos en el sueño señala la pronta llegada de un largo y placentero viaje. Al soñar que se está comiendo caracoles es probable que se estén ejecutando acciones un tanto alocadas, que pudieran generar placer y satisfacción momentánea, ya que con el pasar del tiempo pudieran transformarse en situaciones de conflicto.

PUBLICIDAD

Si en el sueño un caracol se introduce en su caparazón, indica que nuestra impaciencia pudiera estar molestando a personas cercanas, por lo cual se podrían perder o alejar sin querer a las amistades, así como también su apoyo incondicional. Agarrar a un caracol en movimiento y cambiarlo de lugar es una señal de inconformidad por la pereza y lentitud de las otras personas al conducir su vida, afectando de alguna manera las acciones o desarrollo de quien sueña.

Si se sueña que se están matando caracoles, vaticina pronta solución a los problemas de convivencia. Situaciones incómodas que perturban un sano convivir, pero pasarán rápidamente volviendo a un estado normal y sano.

PUBLICIDAD

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *